Ribó resalta el valor de la democracia participativa en la presentación de los proyectos finalistas para la regeneración de la plaza de Brujas

El alcalde de València ha afirmado esta mañana en la Lonja de la Seda que las nuevas políticas de mejora y regeneración urbana sostenible de la ciudad se forjan desde la democracia participativa, escuchando a todos y todas, conciliando posturas y puntos de vista en aras del bien común. Ribó ha intervenido junto a la consellera de Vertebración del Territorio, María José Salvador, y el concejal de Desarrollo Urbano, en la Jornada Participativa donde se han presentado los tres proyectos finalistas del concurso convocado para acometer la regeneración urbana de la plaza de Brujas por parte del Ayuntamiento, y ha resaltado que “iniciativas como esa son indicativas de una manera de hacer las cosas y promover la transformación urbana de València muy diferente a la de gobiernos anteriores”.

“La exposición pública de los proyectos para la regeneración urbana de la Plaza de Brujas y su entorno -uno de los grandes corazones de la ciudad- y el proceso de participación  que la acompañan, son un indicador muy claro de una forma de hacer las cosas muy diferente a la que estábamos acostumbrados por parte de anteriores gobiernos”, ha afirmado Joan Ribó tras escuchar las tres propuestas finalistas en el concurso convocado por la Generalitat en la Sala del Consolat del  Mar, en la Lonja de la Seda, que se encontraba abarrotada de vecinos y vecinas, comerciantes, arquitectos, urbanistas y representantes de las entidades ciudadanas.

NOVEDOSA Y DIFERENTE

“Estoy satisfecho de que se haya complementado un trabajo técnico y científico potente con un trabajo de participación ciudadana en el que queremos que toda la gente pueda opinar, porque la mejora del espacio  público requiere del esfuerzo de todos”, ha añadido Ribó, quien ha señalado igualmente que “hay muchos elementos para debatir, incluso ideas e intereses contrarios o diferentes, y nuestra función es ponerlos de acuerdo. Pero no como nosotros digamos, sino como fruto de un debate amplio”.

Al igual que ha hecho en su intervención inicial, antes de la presentación de los proyectos Confluència, una ciudad, una casa y doce plazas, el alcalde de València ha destacado la importancia de que la Lonja acoja “una iniciativa participativa, novedosa  y diferente con la que, además, se da impulso a un tema que estaba atascado desde hacía años: el aparcamiento de la plaza de Brujas, que está avanzando con la colaboración de la Generalitat y pronto espero que podamos ver las máquinas que entran a trabajar y se pueda acometer una infraestructura  que es clave para la ciudad.”

Ha recordado Ribó que el proceso de participación ciudadana se ha incorporado también en otros proyectos ciudadanos “como  la elaboración del diseño de la plaza de la Reina o en barrios como Benimaclet o Nazaret”. Anteriormente  se ha referido  a la urgencia y necesidad de la actuación en un ámbito urbano donde se encuentran la Lonja, el Mercado Central y San Juna del Mercado, “a la altura de una  concepción de València que de verdad tenga en cuenta a la ciudadanía y sus necesidades y promueva espacios públicos de calidad.”

Tras destacar aspectos tenidos en cuenta por el jurado a la hora de seleccionar los proyectos finalistas, como la búsqueda de la máxima zona peatonal,  zonas verdes, presencia de monumentos, nueva política de movilidad o las necesidades del Mercado central, Ribó ha insistido en que “las nuevas políticas de mejora y regeneración urbana sostenible de la ciudad se forjan desde la democracia participativa, escuchando a todos y todas, conciliando posturas y puntos de vista en aras del bien común, teniendo en cuenta a las entidades vecinales para que maticen y mejoren los proyectos entre los cuales habrá de salir el que finalmente se ejecute”.

Arxivat en: 2018, Ajuntament, Joan Ribó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *